.

- PROHIBIDA LA REPRODUCCION TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER FOTOGRAFIA.

jueves, 1 de mayo de 2014

UN INDULTO CAPITAL



El Capitán General Excmo.. Sr. D. Ramón Gómez Pulido, que tal como se explica en otra entrada, llegó a ser Jefe del Estado Mayor del Ejercito en 1.853, y Director General de Caballería en 1.869

Entre principios de 1.872 y finales de 1.873, ejerció el cargo de Gobernador General de Puerto Rico, proclamo donde hizo cumplir las leyes sobre el ejercicio de la profesión médica; anexionó el barrio La Marina a la capital y proyectó el derrumbe de las murallas de San Juan.
 
Así mismo entre los muchos Decretos que firmó, uno fue de gran relieve y satisfacción entre sus compañeros.
 
Este Decreto es un indulto de la pena capital impuesta a un soldado, y conmutada a una pena de cárcel. Con la siguiente reproducción, no se pretende ofender absolutamente a nadie, solo pretendo dar a conocer uno de los episodios de más relevancia de mi antepasado.

 

 
 
DECRETO
 
"Conociendo la inagotable piedad de S.M. el Rey (q.D.g.) y que el ejercicio de ella es el mas satisfactorio para su generoso corazón, he tenido a bien, usando de las facultades que me confieren la Real orden de 27 de Marzo de 1857 y Decreto de 28 de Agosto de 1870 y después de oír el ilustrado y unánime parecer de la junta de Autoridades, el conceder en nombre de S.M. el indulto de la pena capital, al Soldado del Regimiento Infantería de Madrid, José Rodríguez Castilla, conmutándola por la inmediata de diez años de presidio con retención, que deberá extinguir en uno de los establecimientos penales de la Península.  Puerto Rico 22 de Mayo de 1.872" 
Firmado Ramón Gomez
 
 

 
 
Seguidamente dicha orden debió ser leída a todos los soldados. Reproducción de dicho alegato.
 
SOLDADOS
 
Sentenciado a la pena capital el soldado del Batallón de Infantería de Madrid, José Rodríguez Castilla, por el delito de homicidio perpetrado en el de su misma clase y Compañía Francisco Luna y Palazón, ha sido indultado por mi autoridad, en nombre de S.M. el Rey (q.D.g.), conmutándola por la inmediata de diez años de presidio con retención, que deberá cumplir en uno de los establecimientos penales de la Península.
 
Al hacer uso de las facultades que las Reales ordenes y Decretos me confieren para salvar la vida a nuestro desgraciado Compañero, he tenido presente que el magnánimo corazón de nuestro joven Monarca se halla dispuesto siempre para perdonar, y que el considerar vosotros el lamentable estado a que se ve reducido el Soldado José Rodríguez Castilla, por haber olvidado los sagrados preceptos del deber y de la Religión, os servirá de saludable ejemplo para no incurrir en delitos que mancillen la honradez y dignidad del Soldado Español.
! Soldados !  ! Viva el Rey Amadeo 1º !  Firmado "Vuestro Capitán General".
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada